All for Joomla All for Webmasters

rostro-1

Te puse a cobijo en el blanco de mi ojo.
Esclerótica que recubre el rincón de los miedos inoportunos.
Una mirada certera y el infinito.
No hubo nada más.
Experimento líquido.
Amor vítreo.
Realidad transparente.
Caminé silente por tus inmediaciones durante siglos.
Eternas fracciones de segundo, la exposición correcta y toda la luz.
Fui, quizá, sutil en el fondo y torpe en las formas.
Simple golpe frontal al centro del océano que inundaba los sentidos.
Llevar el pecho desnudo, me descalzó el aliento.
Reincidí y nada encuentro de lo que arrepentirme.
Pura necesidad vital.
Mi córnea y tu lente.
El cristalino que evita el desenfoque de la realidad invertida.
Un golpe seco que impregna de sed nuestra retina.
La expresión latente de los rayos de luz que convergen en un sólo punto.
Tres dimensiones en dos y vuelta a empezar.
Soy el párpado cerrado.
Tú, la pupila insomne de la que habló el poeta.
Ese inmenso baño de luz que inunda la cámara oscura.